lunes, 23 de noviembre de 2009

Vidrio vs Cristal II - El vidrio plomado

En este segundo artículo empezaremos a ver otros tipos de vidrios, sus usos específicos y los posibles efectos que su adición puede tener en el proceso de reciclado del vidrio urbano.


El vidrio plomado

Añadir plomo al vidrio fue la solución para solventar la extrema fragilidad que presentaban los vidrios a base de potasa. El vidrio plomado o más correctamente, vidrio de álcali-plomo, emplea plomo en vez del calcio del vidrio de soda-cal. El contenido en óxido de plomo es, al menos, del 20%. Es igual de transparente que el vidrio sódico-cálcico pero presenta un índice de refracción y de dispersión ligeramente mayores, que se pueden resaltar con el tallado. Por ello, es el vidrio de elección para vasos, copas, botellas decorativas e incluso cuentas/abalorios para bisutería. También son propiedades que lo hacen útil para ciertas ópticas.



Otras características de este vidrio incluyen: una mayor densidad, hasta 5,9 g/cm3 (frente a los 2,4 g/cm3 del vidrio de soda-cal); una menor temperatura de trabajo y viscosidad; una baja resistencia al choque térmico; y, unas buenas cualidades asilantes. Esta capacidad de aislamiento es la que determina su empleo como aislante por ejemplo, en el tubo de las televisiones. Aunque con un 70% de plomo podríamos blindar hasta un reactor nuclear, sale un poquito muy caro xD, así que se fabrica con un 23% de Pb, que es suficiente para proteger de la radiación "televisiva". (aunque no de la telebasura, una lástima). Sin embargo, el vidrio plomado se vuleve marrón cuando se expone a la radiación. Si alguna vez habéis abierto una TV (yo por supuesto que sí) ya sabéis el porqué xD... ¡Ah!, si, el frontal de vidrio emplea bario y estroncio como aislantes en vez de plomo, por eso de que podamos seguir viendo la TV ;).

Así, considerando las características de este tipo de vidrio podemos decir que su introducción en el sistema de reciclaje de vidrio urbano va a:
  • aumentar la densidad del vidrio resultante del reciclado. ¿Os imagináis unas botellas el doble de pesadas?
  • disminuir la resistencia al choque térmico. A la larga, la vida útil de las botellas se verá reducida.
  • modificar la viscosidad y temperatura de trabajo del material reciclado. Los hornos trabajan a una temperatura más o menos fija, con lo que se consigue que el material adquiera una viscosidad óptima para trabajarlo. Alterar estos parámetros hace que tener que ajustar las mezclas con material externo o tener que modificar el sistema de trabajo.
  • y, por último proporcionar cierta cantidad de plomo a nuestra ingesta (a continuación).


Toxicidad y vidrio plomado

Aunque no es algo bastante conocidoHay constancia experimental de que el almacenamiento de bebidas en recipientes de vidrio plomado como decantadores de vino o botellas decorativas, típicas para guardar el brandy o vinos fortificados, puede dar lugar a la ingesta de plomo debido a su filtrado en el líquido contenido en dichos recipientes.

El plomo contenido en copas o vasos no sería peligroso por el escaso tiempo que el líquido permanece en ellos, y lo mismo con los decantadores de vino. Sin embargo, los líquidos almacenados durante períodos de incluso sólo 2 días pueden presentar valores que sobrepasan notablemente los valores de seguridad de plomo en agua recomendados por la EPA (United States Environmental Protection Agency, Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos). Como anécdota, se ha sugerido una asociación entre la alta incidencia de gota en la clase alta de Europa y América debido al uso de estos recipientes para guardar los vinos fortificados y whisky.

Yo por mi parte lo tendré en cuenta a la hora de almacenar bebidas en la licorera. Hasta el próximo vidrio ;).